11 abr. 2012

MXP:Elecciones en Mexico,factor de depreciacion para el Peso

Articulo por : Gabriela Siller Pagaza, PhD
Banco BASE
"Elecciones, factor de depreciación”

Durante época de elecciones el peso tiende a depreciarse cerca del 6% y ha alcanzado máximos del año en junio, como consecuencia de la mayor incertidumbre.
El tipo de cambio es una variable muy sensible a las noticias y especulaciones e inclusive se considera al mercado cambiario el más cercano a una estructura competitiva, por tener muchos participantes e información casi simétrica entre todos.
Por lo anterior, no es de sorprenderse que durante época de elecciones tienda a moverse más de los normal. Los movimientos tienden a ser mayores a partir de abril cuando inician formalmente las campañas y a terminarse en los primeros días de julio, una vez que se dan las elecciones.
En la contienda del 2000, el tipo de cambio fluctuaba alrededor de 9.2959 pesos por dólar en marzo y se depreció a 9.398 en abril, 9.519 en mayo y alcanzó una cotización de 9.8470 pesos por dólar en junio, para regresar a un promedio 9.4276 en julio.
Por su parte, en marzo del 2006 el tipo de cambio se ubicaba en 10.7632 pesos por dólar y subió a 11.059 en abril, 11.1595 en mayo y a 11.40 peso por dólar en junio, para regresar a 10.98 pesos por dólar en julio.
En ambos períodos electorales el tipo de cambio alcanzó su máximo del año en junio. Asimismo, tanto en el 2000 como en el 2006 la depreciación del peso de abril a junio fue del 5.9% y durante julio el peso recuperó terreno al apreciarse cerca 4.26% en el 2000 y 2.75% en el 2006.
Asimismo, en ambas elecciones los fluctuaciones del tipo de cambio se incrementaron, aumentando la diferencia entre los mínimos y máximos observados por mes.
No se cuentan con suficientes datos (ya que el tipo de cambio se dejó a libre flotación a partir de 1995) por lo que no se puede afirmar que estadísticamente exista un efecto elecciones. Sin embargo, parece haber un patrón en el cual el tipo de cambio empieza a subir en abril hasta llegar a un máximo en junio, rompiendo barreras psicológicas.
Esta semana el tipo de cambio cotiza ya en niveles superiores a los 13 pesos por dólar y se espera permanezca presionado al alza. Además, la publicación de noticias negativas sobre la economía de Estados Unidos o la economía global pudieran llegar a causar un efecto multiplicador que incremente aun más el tipo de cambio.
No obstante, no sería sorpresa si en julio, una vez que se tengan los resultados de las elecciones (no por el resultado en sí, sino por la incertidumbre que genera en los inversionistas este tipo de eventos) regrese a la tendencia de baja que se tenía. Más aun, el peso inicio el año con una subvaluación por lo que las apreciaciones después de julio podrían darse en mayor medida, que en otros años.
Gabriela Siller Pagaza, PhD

Banco BASE